Mucho más que dar de comer a personas sin hogar

Largas colas de personas sin hogar a las puertas del edificio principal del Paseo de la Pechina esperan su turno para entrar a comer. Quizá esa sea la primera imagen que te viene a la cabeza cuando te hablan de la Casa de la Caridad de Valencia. Pero esa imagen tan sólo es una pequeña muestra de toda la labor que realiza en la actualidad esta institución, que ha pasado de tener un objetivo meramente asistencial a trabajar por la reinserción social de todos sus usuarios. En Cabesan el compromiso social es una de nuestras señas de identidad y llevamos años colaborando con Casa de la Caridad. Nos encanta la labor que desarrollan y por eso queremos mostrártela en este artículo.

 

fachadaedificioPechinaLa Casa de la Caridad se define como una institución privada, independiente y plural, que nació en 1904 con el objetivo de eliminar la mendicidad de las calles de la ciudad de Valencia. Mucho ha llovido desde entonces y esta institución ha sabido crecer y adaptarse a las necesidades de la población, que ya no sólo está compuesta por personas sin hogar, sino también por familias en riesgo de exclusión social.

Cristina Sánchez es la responsable del departamento de trabajo social de Casa de la Caridad. Nos cuenta que el perfil de usuario viene marcado por un cada vez mayor deterioro físico y mental , se trata de personas que llevan mucho tiempo en la calle y que en muchos casos sufren de una doble patología: la enfermedad mental y las adicciones.

Los tiempos que vivimos han propiciado el surgimiento de otros segmentos de población que también son acogidos por esta institución: inmigrantes, mujeres sin recursos con menores a cargo, tercera edad desatendida y hombres mayores de 55 años que se quedan en el paro y sin ningún tipo de prestación social hasta que no cumplan la edad de jubilación.

 

Varias instalaciones y un nuevo centro pionero en España.

Por todo esto el edificio principal del Paseo de la Pechina ya no es suficiente para cubrir todas las áreas de actuación. Allí está ubicado un comedor social, un centro de día, el albergue y una escuela infantil. Pero aparte de este edificio se creó otro comedor en Valencia, específico para las familias sin recursos derivadas de los centros municipales. También gestionan otro comedor social en Paterna y dos escuelas infantiles en Torrent.

multicentro_social_benicalapEl último proyecto, creado hace unos meses, es el multicentro social de Benicalap, un centro pionero en España con una doble misión: una, ofrecer un lugar donde puedan recuperarse las personas sin hogar tras una enfermedad o intervención quirúrgica. Y dos, facilitar una vivienda con carácter temporal a familias que están a punto de verse abocadas a vivir en la calle, como paso intermedio a otros recursos específicos.

 

 

Objetivo, la reinserción social

 

centro_de_diaEl acceso a un nivel de vida adecuado viene recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos (art. 25). La Casa de la Caridad tiene muy claro que la reinserción social de las personas sin hogar es un objetivo de trabajo. Por eso el equipo de trabajadores y educadores sociales trabaja en red con otros organismos como los servicios sociales municipales, las UCA (Unidades de Conducta Adictiva), hospitales o centros de salud mental.

“Algo básico y muy importante a resaltar en nuestro trabajo es que a todo aquel que viene al servicio que sea siempre se le asigna un trabajador social que lleva su caso y que le ayuda a superar esa situación”, señala Cristina. “Lo que no queremos es estancarnos y huimos del asistencialismo, creemos en la persona, en las propias capacidades que tiene la persona, y la acompañamos en su camino”.

Y en este acompañamiento entran en juego una diversidad de actuaciones encaminadas no sólo a enseñar a los usuarios temas básicos como la higiene personal o el cuidado de las pertenencias, sino que también se les incluye en programas de rehabilitación, atención a la mujer y al menor, orientación a la búsqueda de empleo o a la obtención de una vivienda de protección social.

Tú también puedes colaborar

 

Junto a estos programas se ofrecen talleres y actividades de tiempo libre, destinadas a desarrollar las habilidades sociales de los asistentes. La labor del voluntariado en este apartado es fundamental. Son casi trescientas personas con un alto grado de compromiso las que colaboran con el centro en la puesta en marcha de talleres o simplemente ejerciendo su profesión de manera desinteresada, como por ejemplo peluqueros y podólogos.

Pero para poder llevar a cabo todos estos proyectos son necesarios recursos, y aquí es donde a veces el trabajo de los profesionales se vuelve un poco frustrante: “chocamos con las políticas sociales”, comenta Cristina. Sobre todo en lo referido al acceso a la vivienda y empleo. La responsable del área de trabajo social solicita una mayor implicación por parte de organismos públicos y empresas privadas.

Desde Cabesan vamos a seguir colaborando estrechamente con Casa de la Caridad y por extensión, tú también puedes convertirte en su benefactor. ¿Cómo? Simplemente comprando nuestra fruta. Ayúdanos a hacer justicia social