Comienza la floración 2016 – Fruta de hueso Cabesán

La floración: uno de los momentos más espectaculares de todo el año para nuestra explotación de fruta de hueso

Explosión de color

En marzo y abril conviven en nuestra finca La Salada, entre los términos de Bugarra y Pedralba (Valencia), la floración y el primer cuajado en las distintas variedades de platerina y paraguayo.

El paisaje es una hermosa y florida estampa primaveral durante casi ocho semanas. Poco a poco van madurando los diferentes estados fenológicos de nuestros frutales de forma que se van viendo cuajar los primeros pequeños frutos de variedades tempranas mientras siguen abriéndose flores de las más tardías.

Las flores de nuestros frutales suelen ser solitarias o en parejas, con tonalidades rosas y de 2 a 3,5 cm de diámetro.

floracion-4

Los pequeños frutos ya se van distinguiendo diferenciándose con ellos, por primera vez desde la caída de hoja, los diferentes productos que producimos. Así, se puede ya distinguir lo que será el fruto pubescente (con pelo) del paraguayo, del glabro (sin pelo) de la platerina.

De la misma manera, la parte interna del cáliz presenta distinta tonalidad según vaya a ser después el color de la carne del fruto (amarillo o blanco).

Atípico invierno

Comparando datos climatológicos de Valencia desde el año 1920, el pasado diciembre de 2015 se obtuvo en Valencia la temperatura media de las máx más alta: 18,8 ºC y en enero se alcanzó también el récord de la temperatura media más alta: 14,5 ºC. La temperatura media en la Comunidad Valenciana este pasado inverno 2015 ha sido de 11ºC lo que supone 2,3º más alta que el promedio normal.

Por otro lado, las precipitaciones fueron inferiores al 25% del valor medio normal. Tanto el mes de diciembre de 2015 como enero de 2016, se califican de extremadamente secos en la cuenca mediterránea.

Buena adaptación de nuestra fruta

Sin embargo, después y a pesar de este caluroso y seco invierno, las fechas y calidad de la floración y primer cuajado de todas nuestras variedades de paraguayo y platerina, están dentro de lo previsto en base tanto a los datos barajados por el equipo de genetistas, como a nuestra experiencia de campañas anteriores.

Todo esto son buenas noticias y nos alegran enormemente a nivel profesional, porque significa que la adaptación varietal a nuestro entorno físico y climatológico es muy buena, que estamos en el camino correcto para producir una fruta de excelente calidad y así la podremos saborear dentro de escasos dos meses.