Descubre cómo es un día de trabajo en la finca “la salada”

Son aproximadamente las siete de la tarde. Es en este momento cuando Pascual, presidente de Cabesan, se recorre todos los sectores de la finca para comprobar, partida a partida, qué variedad está en su punto óptimo de maduración. La selección es muy rigurosa. Sólo se cortará la fruta que ha alcanzado este grado óptimo de maduración. Cuando ya lo tiene decidido lo comunica a su encargado de finca y a la coordinadora de las mujeres para que distribuyan la faena del día siguiente entre su equipo. Y así es como comienza una nueva jornada de trabajo en la finca La Salada. Te lo contamos en el siguiente artículo.

hombres

Diego se levanta a las cinco y cuarto de la mañana cada día porque a las 6.30 hay que estar en el campo. Es el encargado de la finca, lleva más de seis años en esta labor. Su tarea es la de coordinar el trabajo de los hombres, sus horarios y turnos, y distribuir la faena en el campo. Ellos se encargan de repartir las cajas donde las mujeres depositan la fruta recién cortada, cargarlas y llevarlas al almacén.

“La fruta son billetes arriba del árbol”, dice Diego. Hay que estar ahí. Además de los hombres, también supervisa el trabajo de las mujeres, que son quienes realizan la tarea de cortar la fruta. Les enseña cómo hay que hacerlo, aunque la mayoría de ellas ya conocen el sistema porque han trabajado allí en campañas anteriores.

Entre su equipo de trabajo se encuentran Biram y Amadou, los dos chicos que este año entraron en la plantilla gracias a nuestro programa de primer empleo joven, del que ya os hablamos en un artículo anterior. Diego comenta que son muy trabajadores y que están contentos, están viviendo en el pueblo y se han integrado muy bien.

La jornada se prolonga hasta las dos de la tarde, con media hora de descanso para almorzar y otras dos pequeñas pausas para refrescarse un poco. La campaña está siendo buena, ahora van a comenzar con una variedad de paraguayo del que Diego destaca su dulzor excepcional. Además nos comenta que el 80-90 % de las piezas son de calibre AA, el más valorado. El calibre es el diámetro que mide la pieza, el AA corresponde a un diámetro de entre 73 y 80 mm.

Apostando por el empleo femenino

 

mujeresSusana coordina el trabajo de las mujeres, es su cuarta campaña con Cabesan. Este año todo el proceso de encajado se realiza de forma manual, por ello ha de distribuir muy bien los horarios y turnos de las 24 mujeres que tiene a su cargo.

Todas las mujeres son de Pedralba, respondiendo a uno de nuestras señas de identidad, el compromiso local y el empleo femenino. En el campo se distribuyen dos mujeres por cada árbol. Una vez han recibido instrucciones de qué fruta es la que está en su grado óptimo de maduración proceden a cortarla manualmente.

Es fundamental cortar las piezas que tienen el calibre correcto. Por eso cuando llegan al almacén vuelven a comprobarlas una a una, antes de su encajado. Las mujeres van cogiendo las piezas de una en una, pasándolas por el calibrador, y las que son buenas las depositan en el packaging diseñado para su distribución. La fruta que se desecha se destina a las donaciones.

Ahora sólo queda etiquetarla. De eso se encarga Aitor, que, como no podía ser de otra manera, realiza el trabajo manualmente. Es sorprendente comprobar la velocidad con la que despega cada etiqueta del rollo y la coloca en su paraguayo correspondiente. En la jornada de hoy hacemos el cálculo y grosso modo, comenta que puede haber pegado unas cinco mil etiquetas. Sabe cómo colocar la mano para evitar posibles lesiones, el truco está en el juego de los dedos, nos comenta.

 

Treinta variedades distintas de paraguayo y platerina

 

La fruta de Cabesan se distribuye entre cuatro destinos: exportación, nacional, fruterías locales e Instant Fruit, el programa de venta online por el que se garantiza que el cliente recibirá el pedido en un plazo máximo de doce horas desde que la fruta ha sido cortada del árbol.etiquetado

En la finca La Salada se cultivan aproximadamente treinta variedades de fruta diferentes, entre paraguayo, platerina y platerina mini. De momento la campaña está yendo muy bien, la demanda de platerina está siendo muy elevada, los clientes la van conociendo y el consumo se dispara.

El calendario varietal va de junio a septiembre, cada variedad va madurando progresivamente y dura unos diez días, de forma escalonada, de forma que cuando terminan de cortar una comienza la otra.

Y tampoco se corta la misma variedad toda a la vez, sino que se le dan varios pases, buscando ese punto óptimo de maduración. La evolución es muy rápida, un fruto que hoy no está maduro en tres días ya está listo para consumir, de ahí que haya que inspeccionar cada día todos los sectores de la finca para seleccionar en qué partidas se trabajarán al día siguiente.

 

Pasión y entusiasmo en cada detalle

 

calendariovarietal

Se trata de variedades protegidas, que deben responder a una serie de requisitos muy estrictos para su cultivo. Por ello y por las exigencias de nuestro protocolo sabor en Cabesan estamos muy encima de todo el proceso, nos comenta Inma, que comparte con Pascual la responsabilidad de sacar adelante la producción.

Pocas cosas se dejan al azar. Cabesan cuenta con la certificación Global G.A.P, que entre otras cosas verifica la aplicación de fitosanitarios y residuos químicos en la fruta. En nuestro caso podemos decir que el residuo es prácticamente cero, puesto que el índice está muy por debajo del límite que marca el programa Global G.A.P

Y además hemos aplicado un precio de venta razonable, quizá un poco por encima de los precios de mercado, pero no excesivo, motivo que no está disuadiendo al cliente de la compra. Uno de nuestros distribuidores en Madrid nos cuenta que sus clientes ya le están pidiendo la fruta de Cabesan por su sabor, y no les importa pagar un poco más con tal de consumir un producto de tal calidad.

Mañana no se cortará fruta. Hay que esperar un día más para que esté en su punto óptimo de maduración. Así que nuestra plantilla disfrutará de una jornada de descanso. Merecido lo tienen.

¿Quieres saber dónde encontrar nuestros paraguayos y platerinas? Pincha aquí y lo descubrirás