alt="depurar tu organismo después del verano"

7 pautas para depurar tu organismo después del verano

Las cervecitas y el picoteo diarios, las comidas copiosas, los helados, los dulces, el no parar de comer a toda hora… En verano te concedes permiso para disfrutar de los placeres de la gastronomía sin preocuparte ni por los kilos, ni por el colesterol, ni los triglicéridos ni la tensión.  ¡Y vaya si los disfrutas! Pero cuando terminan las vacaciones, vuelves a casa y llega el momento de retomar tu rutina habitual es cuando tomas conciencia de los efectos de dichos excesos sobre tu cuerpo. Te vamos a dar unos consejos para depurar tu organismo y recuperar los hábitos alimenticios saludables.

 alt="depurar tu organismo después del verano"

El verano es tiempo de relajarse, de olvidarse de las obligaciones y responsabilidades diarias y de permitirse esos pequeños placeres que durante el año tenemos olvidados. Y, evidentemente, la gastronomía es uno de esos placeres. ¿A quién no le gusta reunirse con los amigos alrededor de una buena comida, con su aperitivo, sus entrantes, su plato principal, su postre, su café y su copa? ¿O tomar un helado a media tarde con los niños? ¿O disfrutar de las fiestas del pueblo, con sus correspondientes tradiciones culinarias y sus largas noches en los bailes y verbenas, cubata en mano? ¿O esa paellita en la playa…? La lista sería interminable.

Son momentos necesarios que nos ayudan a desconectar de las preocupaciones, a disfrutar de nuestra gente y a mimarnos un poco a nosotros mismos. Así que no vamos a reprochar ninguno de estos hábitos porque también tienen su parte positiva. Ahora bien, al retomar la rutina diaria sí es aconsejable atender nuestro organismo, prestar atención a esos kilos de más o a esa sensación de pesadez,  a esas piernas cansadas, mente embotada… Son indicadores de que tu organismo necesita una limpieza y una puesta a punto para volver a funcionar correctamente.

Cómo desintoxicar el cuerpo de forma saludable

 

Existen infinidad de dietas depurativas que te aseguran eliminar toxinas y perder peso de forma rápida y sencilla. Te aconsejamos que tengas cuidado con ellas, pues en la mayoría de los casos no existe un estudio científico o médico detrás que respalde el seguimiento de dichas dietas.

Nuestro organismo ya dispone de los mecanismos internos para realizar una autodepuración cuando lo requiera. ¿Cómo? A través del hígado, que, dicho de forma muy simple, es el órgano encargado de asimilar los nutrientes que nuestro cuerpo necesita y desechar aquellos elementos que resultan tóxicos, a través del riñón o el tubo digestivo. Por eso es fundamental  para nuestra salud el correcto funcionamiento de este órgano.

alt="depura tu organismo después del verano"

Lo  que tendremos que hacer  entonces es ayudar a nuestro organismo a que realice esta función de forma adecuada. Y para ello olvídate de las dietas milagrosas y aplica el sentido común. Estas son las siete pautas que debes seguir para recuperar un estado saludable:

  1. Beber entre 4 y 6 vasos de agua al día, te hidratarás correctamente y contribuirás a la eliminación de toxinas.
  2. Elimina el alcohol, al menos durante un tiempo.  Sólo te aporta calorías y ningún nutriente, además de ser el peor enemigo para tu hígado.
  3. Haz tus cinco comidas diarias. ¿Sabes por qué? Porque saltarse comidas o hacer ayunos largos lo único que provoca es que tu cuerpo almacene las reservas de energía en forma de grasa. Comiendo a menudo eliminarás la sensación de ansiedad y le irás aportando a tu cuerpo los nutrientes que necesita en cada momento, sin que este tenga que almacenarlos.
  4. Sigue una alimentación variada y completa. Tu organismo necesita todos los días un aporte de cereales (pan, pasta, legumbres, arroz, patata), frutas y verduras, lácteos, y carnes, pescados o huevos. Y por supuesto, agua. Esta es la base de la pirámide nutricional, que seguro ya conoces.
  5. Prioriza el consumo de frutas y verduras. La fibra que poseen facilitará la limpieza y el tránsito intestinal, pero además te proporcionan las vitaminas y minerales que te faltan a consecuencia de los excesos veraniegos.
  6. A la hora de cocinar elimina los fritos y opta por preparar los alimentos a la plancha, al vapor, hervidos o al horno. Limita el uso del aceite y si este puede ser en crudo, mejor que mejor.
  7. Practica ejercicio físico, el que más se adapte a tus circunstancias. Contribuye a quemar grasas, pero también a eliminar el estrés y la ansiedad y a mejorar el estado de ánimo, que es un punto tan importante como los anteriores para cuidar tu salud.

 

La gran duda: comer fruta, ¿engorda o adelgaza?

 

alt="depurar tu organismo después del verano"Seguramente habrás escuchado las dos cosas,  y ambas respuestas tienen su parte de razón. Esto es porque la fructosa que contiene la fruta nos aporta energía para desempeñar nuestras actividades diarias. Pero si esta energía no se consume, si no se quema, el cuerpo se la queda como reserva en forma de grasa. Por eso hay personas que optan por cenar fruta con el objetivo de adelgazar y no lo consiguen.

La fruta es imprescindible porque, como ya hemos comentado, proporciona  vitaminas, y minerales, micronutrientes esenciales para nuestro organismo. Y muy pocas calorías. Sus efectos son muy beneficiosos para la salud: contribuye a mantener la cabeza más despejada, ya ves que en un artículo anterior aconsejamos su consumo en la oficina; mejora la circulación, contribuye a eliminar la pesadez en las piernas y facilita el tránsito intestinal gracias a la fibra.

La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) aconseja tomar cinco raciones de fruta variada al día. Lo ideal es tomarla por la mañana, en el desayuno o a media mañana, cuando más energía necesitamos y más rápido trabaja el metabolismo, o a media tarde, como un tentempié bajo en calorías.

Como verás, depurar tu organismo y recuperar unos hábitos alimenticios saludables después del verano es más sencillo de lo que parece y no requiere grandes sacrificios. ¿Te animas?

 

Artículos relacionados: 5 razones para comer fruta en la oficina