alt=" Cabesan se certifica en GlobalG.A.P."

Lo que tienes que saber acerca de GlobalG.A.P.

 

Terminamos el mes de noviembre  muy contentos.  Y es que hemos conseguido, un año más, el certificado GlobalG.A.P., que acredita las buenas prácticas agrícolas en nuestro  proceso de producción. En este artículo vamos a explicarte cuáles son esas buenas prácticas exigidas, te contaremos cómo las aplicamos y qué aspectos de nuestro trabajo han sido sometidos a inspección, con resultado favorable. Muchos de vosotros nos preguntáis si nuestra fruta es de producción ecológica. Pues bien, ¡vamos a sacarte de dudas de una vez por todas!

 

¿Qué es GlobalG.A.P.?

 

GlobalG.A.P. es una organización de carácter privado, que aglutina a productores agropecuarios de todo el mundo. Nació en 1997 con el nombre de EurepGAP. La iniciativa surgió de un colectivo de productores agrícolas británicos, a los que se sumaron varias cadenas de supermercados europeas.

A este colectivo le preocupaban tres cosas: la primera,  la calidad e inocuidad de los productos alimentarios. En segundo lugar, la seguridad laboral  y el bienestar de  los trabajadores. Y por último, el respeto y cuidado del medio ambiente.

¿Qué es lo que hicieron al asociarse? Pues establecieron, de común acuerdo, un sistema de certificación mundial para acreditar el desarrollo de las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA), traducción al castellano de las siglas inglesas G.A.P.

En los diez años siguientes, gracias al efecto de la globalización, este sistema se extendió a países de todo el mundo, que se sumaban voluntariamente al programa. Así fue como pasaron a llamarse GlobalG.A.P.

 

¿En qué consiste la certificación GlobalG.A.P.?

 

Conseguir el sello GlobalG.A.P. implica para un productor agrícola el reconocimiento de que se están aplicando las buenas prácticas establecidas por la organización. Hay que decir que la adscripción a este programa es de carácter voluntario.

Dichas prácticas abarcan todo el proceso de producción, desde su fase inicial (tratamiento del suelo y los cultivos) hasta que el producto es retirado de la explotación agropecuaria (manipulación, empacado y sistemas de almacenaje).

¿Y qué aspectos se consideran para otorgar este reconocimiento? La AEC (Asociación Española para la Calidad)  los detalla en los siguientes puntos:

  • alt=" GlobalG.A.P. Cabesan"Manejo integrado de los cultivos
  • Control integrado de plagas
  • Sistemas de gestión de calidad
  • Análisis de peligros y puntos de control críticos
  • Salud, seguridad y bienestar laboral de los trabajadores
  • Conservación del medio ambiente.

Te vamos a contar cómo ha sido la auditoría que nos han realizado para que veas cómo se aplican todos estos criterios en la práctica.

 

¿Qué han evaluado en Cabesan para concedernos la certificación?

 

A principios de mes recibimos la visita de la auditora, quien sometió a inspección los siguientes aspectos de nuestro trabajo:

Manejo de la explotación: ubicación de cada parcela cultivada, fuentes de agua, instalaciones y almacenes, historial de producción, riesgos físicos, químicos y biológicos y medidas de control de los mismos, eficiencia energética, uso del agua…

Higiene, salud y medio ambiente. Evaluación de riesgos, procedimientos de higiene y para casos de emergencia, formación a trabajadores, mantenimiento de instalaciones y equipos, botiquines, revisiones médicas, equipos de protección, gestión de residuos y agentes contaminantes…

– Protocolo de retirada y recuperación de productos del mercado, trazabilidad, inocuidad alimentaria…

La trazabilidad, por si no conoces su significado, permite seguir el rastro del producto en todas sus etapas, desde su producción hasta la entrega al consumidor final.

Gestión y conservación del suelo. Estudio de las necesidades nutricionales de los cultivos y de la fertilidad del suelo, uso y almacenamiento de fertilizantes, registros de aplicación…

Gestión del agua. Cálculo de necesidades hídricas, eficiencia de aplicación, análisis físico químico y microbiológico del agua de las fuentes, permisos de extracción, mantenimiento de instalaciones de almacenamiento de agua…

Manejo integrado de plagas. Prevención, control y tratamiento de plagas, uso de productos fitosanitarios autorizados, registros de aplicación, justificación y dosis, almacenamiento, formación de aplicadores, respeto a los plazos de seguridad pre-cosecha, análisis de la fruta para detección de materias activas aplicadas, límites máximos de residuos permitidos en los países de destino…

Equipos y maquinaria. Calibración y verificación de equipos de aplicación y dosificación.

Manipulación del producto. Riesgos de higiene en recolección, transporte y manipulación, formación del personal de recolección…

Como ves es un examen muy riguroso de todo el proceso de producción. De cada uno de estos aspectos, que ellos llaman Puntos de Control, evalúan si cumplimos con los criterios de cumplimiento exigidos para lograr la certificación. Y así ha sido, este año hemos vuelto a conseguirla.

 

alt="Cabesan se certifica en Global G.A.P."

Vista de la finca La Salada

 

¿Qué implica para Cabesan certificarse en GlobalG.A.P.?

 

Implica el reconocimiento de la calidad tanto de nuestra fruta como de nuestro sistema de trabajo, lo cual se traduce básicamente en tres puntos:

 

  • Nuestros paraguayos y platerinas se producen de forma segura, sin la presencia de agentes contaminantes (químicos o biológicos) tanto en el tratamiento como en la manipulación de la fruta.

 

  • Respetamos el medio ambiente gracias al uso sistemas de eficiencia energética, utilizando responsablemente el agua y reciclando todos nuestros materiales.

 

  • Cuidamos del bienestar y seguridad de los trabajadores, ofreciéndoles unas condiciones laborales óptimas, tanto en el aspecto salarial como en el personal, y procurando su formación constante.

 

Así lo acredita el certificado GRASP, que también otorga GlobalG.A.P., pero de manera independiente. Su adscripción también es voluntaria, hay quienes se certifican únicamente en el apartado de producción pero no en el de buenas prácticas sociales. Cabesan lo ha hecho en ambos.

 

 

Entonces, ¿la fruta de Cabesan es ecológica?

 

Esta es una buena pregunta. Vamos a intentar respondértela de la forma más precisa posible.

 

 

alt=" Cabesan se certifica en Global G.A.P."

 

¿Exactamente qué se considera agricultura ecológica?

 

El Comité de Agricultura Ecológica de la Comunitat Valenciana (CAECV) lo recoge en su página web. La agricultura ecológica persigue respetar el ciclo biológico de la naturaleza. Básicamente se trata de producir de manera integrada con el ecosistema, respetando los recursos que la tierra puede ofrecer de forma natural, sin tratar de alterarlos y sin explotarla por encima de sus posibilidades.

Pero no sólo eso. La agricultura ecológica apoya también el desarrollo rural y fomenta que los agricultores trabajen en condiciones favorables para su salud y gratificantes desde el punto de vista económico.

Y por último, se implica en la preservación del medioambiente, mediante el empleo de recursos renovables, en la medida de lo posible locales, y la utilización de sistemas de producción no contaminantes.

 

 

Agricultura ecológica versus agricultura tradicional

 

Existe  un debate muy justificado y enriquecedor acerca de la agricultura ecológica u orgánica frente a  la tradicional  o  con distinta certificación. Este debate se basa en un objetivo fundamental: que los frutos que llegan al mercado  estén libres de productos químicos que puedan afectar a la  salud  del consumidor.

La agricultura ecológica acepta la utilización de una serie de productos, como por ejemplo, el azufre  o el cobre. En ocasiones estos productos no son lo suficientemente efectivos como para solucionar un problema de hongos. El  productor  certificado en ecológico se  ve entonces en la obligación de  repetir tratamientos,  o bien recurrir a otras alternativas entre las diversas opciones que  tiene autorizadas en su programa de producción ecológica.

Hay un debate  sobre si  productos  químicos como los mencionados en casos de sobretratamientos pueden o no ser perjudiciales para la salud. Por tanto hay que saber y aceptar que el término ecológico es un gran desconocido.

Los  consumidores  pueden pensar que los productos producidos bajo esta certificación no contienen ningún tipo de producto químico y esto no es así.  La agricultura ecológica es una gran alternativa de producción, pero no es la única que tiene como uno de sus principales objetivos la seguridad alimentaria.

 

 

Objetivo común: el compromiso con la seguridad alimentaria

 

En  Cabesan    nuestro    compromiso con  la seguridad alimentaria  es absoluto y  trabajamos intensamente para producir nuestros paraguayos y platerinas con  residuo cero. Y es aquí donde hay una diferencia sustancial con la agricultura ecológica. Veámoslo con el siguiente ejemplo:

Pongamos por ejemplo un hongo común como es el Oidio, que afecta mucho a nuestros paraguayos y platerinas. Tras nuestra experiencia hemos comprobado que tenemos autorizados productos químicos que,  aplicados de forma preventiva y en momentos concretos del cultivo,  ofrecen un perfecto control contra ese hongo o plaga y tienen la capacidad de degradarse por completo hasta el momento de la recolección.

Hemos utilizado un producto químico que nos ha solucionado un problema del cultivo y el consumidor disfrutará de un fruto seguro. En nuestro caso realizamos analíticas multirresiduo con un programa mucho más amplio que el exigido por nuestra certificación,  por tanto utilizamos productos químicos.

Sí,  se utilizan en la agricultura ecológica también, lo importante es el objetivo:   producir bajo un estricto control de los procesos,  pensando siempre en el consumidor final, para que disfrute de una fruta  sabrosa y  segura. Esto es lo importante.

 

alt=" Cabesan se certifica en GlobalG.A.P."

 

Conclusión

 

Nuestras técnicas de cultivo tienen, pues, muchos puntos en común con lo aceptado en la producción ecológica. Aunque no veas el sello que lo acredite puedes estar seguro de que nuestros estándares de producción se basan en el respeto al medio ambiente y la seguridad alimentaria. Así lo ha confirmado un año más esta auditoría.

Existen más de 153.000 productores agrícolas repartidos en 120 países del mundo que trabajan bajo la certificación de GlobalG.A.P. Nos sentimos muy orgullosos de pertenecer a ese grupo.

Si te interesa este tema puedes ampliar información en la página http://www.globalgap.org/es/

 

 

 

 

 

 

 

 

Tags: